Mitología del pulpo -The octopus, a sacred symbol-



THE OCTOPUS.--The Octopus is one of the very rare sacred symbols. By this I do not mean that it was seldom used, but that only a few symbols of it have been found. As a matter of fact I think it was a very common symbol among some of the ancient peoples. At present when found, generally on pottery, archaeologists have looked upon them as mere decorations and ignored the fact that many of the specimens show, without a doubt, that they were sacred symbols.
The Octopus is often found on the ancient Greek pottery. It was used in Peru, Brazil, North America, Greece and Scandinavia until a few thousand years ago. Judging by the way it was used it was the symbol of a Water Demon, the Enemy of Life. Its rôle was to prevent the advent of life on earth.
Most of the ancient writings telling about the advent of life on earth symbolize it in such a manner that it represents a battle between the Sun and the Waters for supremacy over something, but does not say what that something is.

Vase of the Late Minoan I Period (about 1600-1100 B. C.) found on Gournia, Crete Courtesy of the Metropolitan Museum of Art."

For example: the Babylonians say Belmarduk, the Sun, fights Tiamet, the Waters. From a Cuneiform Tablet-"The gods are preparing for a grand contest against the monster, Tiamet." "The god Belmarduk overthrows Tiamet." The Egyptians have it that Horus, the Sun, overcomes and kills the serpent Aphopis, the Waters. The Hindus say that Krisna, the Sun, destroyed the serpent Anatha, the Waters. And the Greeks record that Apollo, the Sun, overcomes Python, the Waters. The Fifth Command of the Sacred Writings of Mu is: "And the arrows of the Sun met the arrows of the Earth in the mud of the waters and out of particles of the mud formed cosmic eggs"--life germs.
From the foregoing, combined with the legends about the Octopus, it appears that the Octopus was the symbol of the resistance of the mud against allowing the Sun's Forces to draw the Earth's Forces out into the water to form life's cosmic eggs. The Sun's Forces, however, prevailed and met the Earth's Forces and formed cosmic eggs, and life commenced according to Divine Command.
The legends as told today about the Octopus are perfect myths, but by going behind the myth and finding its origin we discover the true legend.
It was very noticeable that wherever a legend is found the phenomenon is shown to have occurred in that particular spot. This is especially so among savage and semi-savage people. As examples: the Fijians have a legend about the "Tower of Babel." According to them the "Tower of Babel" was being built on one of the Fijian Islands. The Fijians are courteous to visitors and will take anyone gladly to the spot where it stood. The Polynesians have a legend about the "Ark." They claim that it was built on one of their islands. The Maoris have a legend about "Cain and Abel." They tell you that Cain and Abel were New Zealanders and that the murder of Abel occurred in New Zealand.
The symbolic Octopus, like the Sun, is known by many names, its name being taken from the language of the people where it is found. With all people the Octopus was a Water Demon and the Enemy of Life. It had no other meaning.

SHADOWS FROM GREECE AND ASIA MINOR.--From the ancient cities of the Grecian Archipelago and Asia Minor, which have been and are being unearthed, many pieces of pottery have been found which have the Octopus either engraved, raised or painted on them, making prominent and striking decorations. In Crete, Cyprus and Troy many fine and perfect specimens have been discovered. Fortunately, the motif designs vary considerably which gives one a fair chance to read their correct meaning, as for instance, on vases B and C in the Cyprus Group. On both the tentacles and body are intact. Here the Octopus is simply a reminder of that which it symbolizes. Vase A, from the same ruined city, shows a totally different phase. Here the Octopus is depicted as having been in battle and got the worst of the encounter. This is shown by his broken and cut tentacles, his fighting weapons.
 “Pulpo-Mitología-A Group of octopus vases from Cyprus

From where did the Greeks get the octopus? First, the octopus appears to have been one of the symbols used by Mu. From the Motherland it was taken by the Carians into Peru and Brazil. Second, when the Carians, the forefathers of the Greeks, continued their advance towards the cast and finally settled at the eastern end of the Mediterranean they carried their sacred symbols along with them and among these was the Octopus.
I think the foregoing shows sufficient proof that the Octopus was one of the early sacred symbols and that it was carried to the southeastern parts of Europe and Asia Minor by the Carians. But what people carried it to Scandinavia is an open question.
The Pipestone OctopusWitoonti, Pipestone, Minnesota

THE PIPESTONE OCTOPUS.--In trying to read this pictograph one apparently is met by three contradictions:

First, the Octopus has within the grasp of one of its upper tentacles a Serpent, a specialized Serpent, an exact duplication of one of the Mound Builders' Serpent Mounds. What connection is there between the Mound Builders and the people who carved this rock picture? Were they the same people? Or was this peculiar specialized Serpent used by various peoples and was this picture etched by one of them? The Octopus, having the Serpent within the grasp of one of its tentacles, intimates that the circle from which the tentacles project is the body of the Octopus; but being a circle it is a picture of the Sun. This would suggest that the circle was a Sun symbol and not the body of the Octopus.
Second, as against reading the circle as a Sun symbol we see projecting from the lower side of the circle the beak of the Octopus in the form of the ancient symbol for a cutting or dividing Force. This symbol also appears on the Mexican tablet No. 1584, Woman's Creation. Added to this in the small Fig. B, the Octopus is shown with a real body, nearly round, with the Serpent held in one of the tentacles.
Third, the foregoing shows a possibility that the circle forming the body in Fig. A may actually be symbolizing the Sun's Forces as Kin, the Celestial orb, and not Ra, the monotheistic symbol of the Deity.
One of the difficulties in attempting to read this picture is that the ends of most of the tentacles are so indistinct that their meanings are doubtful. This picture requires a great deal of study with the assistance of other pictures referring to the same subject to obtain the full meaning in detail. The fact remains that it may convey the same meaning as the Octopus on the Cyprus Vase A and many other pictures of the Greeks, Egyptians, Hindus, Babylonians, etc.
At the lower right hand corner is shown either a wolf or a dog. In the Scandinavian myths this dog or wolf plays an important part.
Colonel James Churchward -The sacred symbols of Mu-


Noticia -Encontrada especie de pulpos enanos entre el formol-


El artículo explica como se están descubriendo una nueva especie de pulpos enanos entre los botes de formol que se guardaban desde hacía décadas en diversos museos. Hasta ahora se creían que eran crías de pulpo, sin embargo un nuevo estudio demuestra que son una especie propia de pulpos enanos.

Bottled Baby Octopuses Turn Out to Be Pygmies
Loren Coleman

The New York Times
September 24, 2002

Bottled Baby Octopuses Turn Out to Be Pygmies

In century-old jars of alcohol on museum shelves in Paris and Washington and off the coasts of Indonesia, Senegal and the Caribbean, zoologists are stumbling upon dozens of species of tiny octopuses once believed to be babies of their larger relatives.
Described by their discoverers as Lilliputian, some of the pygmy species are smaller than the hatchlings of the bigger and better known octopus. Each ofthe pygmies is about the size of a thumbnail, with weights measured in tenths of a gram, making them tiny even compared with the inches-high characters in "Gulliver's Travels."

While the researchers are not formally presenting their findings until next year after gathering more data, other top experts in the field who know of their results say these small octopuses are a big deal.

These newly recognized pygmies appear to lurk in tropical waters all over the globe, and their diversity is making scientists rethink what they know about octopuses.

"The more we look, the more we find," said Dr. Eric Hochberg, the curator of invertebrate zoology at the Santa Barbara Museum of Natural History. When octopuses this small are even spotted on expeditions, they are usually tossed in jars and forgotten, Dr. Hochberg said. Over the years, he and his colleague Dr. Mark Norman occasionally received hints that there was more than met the eye with the tiny creatures, from specimens collected during dives or from pictures of the Lilliputians apparently brooding eggs.
Then, when they were in the Natural History Museum in Paris last May for astudy on tropical octopus diversity, they noticed rows of small, alcohol-preserved specimens, some of which sat unstudied for more than 100 years on the back shelves.

Upon dissecting the Marquesan and New Caledonian octopuses, instead of finding infants, Dr. Hochberg and Dr. Norman discovered full-grown adults.
Enlisting another cephalopod biologist, Mike Sweeney, they dug through the collections at the Santa Barbara Museum of Natural History and the Smithsonian's National Museum of Natural History in Washington last July.
They realized "there was this hidden universe under our doorstep no one ever even dreamed of," Dr. Norman said from the Museum Victoria in Melbourne, Australia.

Dr. Norman believes the jelly-bean-size creatures dwell in the crevices of coral reefs or small holdfasts in giant kelp "almost like the lions of miniature rain forests," devouring tiny shrimps, crabs or snails. These shadowy refuges allow the mostly drab pygmy octopuses to live without the camouflage larger species possess.

Dr. Hochberg also believes most of the pygmies probably lack poison, although one pygmy species from the Gulf of California in Mexico has a bite that causes swelling like a bee sting, he noted.

Scientists did classify a handful of pygmy species in the 1930's and 1950's, but nearly all the specimens the researchers have of these new varieties come from museum collections, so their habits remain largely a mystery.
Preservative fluids usually make octopuses lose what natural color they have, and dissecting such tiny animals with precision is difficult.
"The new lower size limits with these octopuses now seem to go to really interesting and almost unlikely degrees," said Dr. Sigurd von Boletzky of the Arago Laboratory in Banyuls-sur-Mer, France, a marine zoologist who works extensively with pygmy squid. "This is same kind of record breaking you'd see at the other end of the size scale with giant squid."
Their size may have been an advantage, Dr. Norman said. "Their big brothers would go roving from the safety of their coral reefs lacking the armor and spines all the other animals take for granted," Dr. Norman said. "They really are filet mignon waiting to be eaten by anyone. If all of your big brothers get eaten, it makes sense to stay home and get small."

Judging from the longer-known mini-species, the octopuses live only three or four months, compared with the one- to two-year lifetimes of their bigger relatives, the researchers said.

Dr. Hochberg, Dr. Norman and Mr. Sweeney continue to work on pygmy specimens from Senegal, Mexico, Panama, New Caledonia, the Marqueses and the Philippines, while doctorate students at the University of California at Berkeley are researching pygmy species in Indonesia and Belize. Dr. Norman says some have also been found in the cooler waters off California and
Australia, and he is holding out hope for polar species.

So far the researchers do not have enough data to fit the new species into the octopus family tree of more than 250 species. There are studies under way to collect tissue samples from a wide range of pygmy species for DNA analysis, as researchers first told United Press International. Dr. Hochberg, Dr. Norman and Mr. Sweeney plan to present what information they have on the pygmy octopuses at a symposium in February in Thailand dealing with cephalopods like octopuses and squids.
"They haven't published anything of this information yet, so none of us know what they're describing," said John W. Forsythe, a cephalopod specialist at the University of Texas Marine Biomedical Institute in Galveston.
"Everybody's waiting for them to get it to us."


Pulpos y películas -El hombre que vino a cenar-


Si han visto la película El hombre que vino a cenar tal vez se pregunten porque el inquilino no deseado recibe diversos estrambóticos regalos, como cuatro pingüinos y un pulpo vivo enviados por un tal William Beebe.
Pues bien ese tal William Beebe es un total desconocido, pero hace unas decadas era uno de los más reconocidos naturalistas americanos, y cuando este le envía el pulpo al malhumorado crítico, lo que pretende es burlarse de él.


Cocina -Empanada de pulpo-


1 1/2 kilos de pulpo cocido.
3 Cebollas
2 dientes de ajo
2 pimientos verdes
1 pimiento rojo
1 cucharada de pimentón dulce
1/2 cucharilla de pimentón picante
2 vasos de aceite
500 gramos de masa de maíz ó de masa de trigo

Después de mazado y cocido el pulpo se corta en trozos pequeños.
En una sartén se ponen a estofar la cebolla y los pimientos muy picados, se le agregan luego los ajos machacados en el mortero con la sal.
Cuando todo esté tierno se le añade el pimentón, se le da unas vueltas y luego se echa el pulpo. Se deja enfriar y se rellena la empanada.
Al pulpo le va tanto la masa hecha con harina de maíz como la de trigo. Si se utiliza esta última conviene reservar un poco de la grasa del rustrido y con ella gramar la masa antes de estirarla. Se puede formar la empanada tanto sobre papel engrasado como en molde tintado de aceite o mantequilla.

Vía web gastronómica de Enrique Domenech


Arte y pulpos -Joshua Smith-


Pulpo –IlustratorworldI-

Ilustración de Joshua Smith


Pulpos en el cielo -The fantastic flying octopus-


Un inmenso pulpo rojo surcando los aires, no es plato que pueda verse cada día, el pulpo esta hecho con globos, y es un proyecto de colaboración entre el piloto John Ninomiya y el artista Larry Moss.
Flying Octopus
Fantastic Flying Octopus

Via Airigami

A 23-member team of balloon artists, an eight-member flight crew, and countless community members were needed to launch the first ever piloted latex balloon sculpture. Nearly 20,000 animal balloons were twisted together by the hand-picked team of artists from around the US and Canada to create the Fantastic Flying Octopus. Several thousand people showed up to watch the construction and launch of the craft, powered by wind and 10,000 cubic feet of helium. Challenges to be overcome included building the sculpture in a barn with a gravel floor and launching in the afternoon sun, both of which are natural enemies of balloons. Approximately 700 person hours went into the construction of the octopus. The team completed the octopus in 5 days, before the first balloons had a chance to deflate.
This first collaboration between pilot John Ninomiya and artist Larry Moss was a success. The entire week-long project, from the inflation of the first balloon through the successful launch and landing of the sculpture and pilot can be seen in an hour long video documentary.

View the five-minute video now.
View additional information on this project

Labels: , ,

Pulpos y películas -La llamada de Cthulhu-


La llamada de Cthulhu

La llamada de Cthulhu

The Call of Cthulhu (2005)

Director: Andrew Leman

Protagonista David Mersault

Constituye la adaptación del relato de H.P. Lovecraft que lleva el mismo nombre. Tiene una estructura de de mediometraje por su corta duración (47 minutos), y aunque fue rodada en el 2005 está rodada en blanco y negro y con intertítulos de diálogos entre las escenas, con el único acompañamiento de una banda sonora que intenta recrear el ambiente de las películas de terror de los años 30 y del expresionismo alemán que dio joyas como la de Nosferatu.
La película comienza cuando un hombre acude a su psiquiatra y le pide a este que queme unos papeles, éste no le hace caso y al final el protagonista comienza a contarle lo que contienen esos papeles que eran propiedad de su difunto tío, y que a él le están llevando o a la muerte o a la locura. En esos papeles se cuenta la historia de una secta secreta que rinde culto a un monstruo primigenio: Cthulhu.
Para reforzar nuestra tesis, las investigaciones se entroncaran con el testimonio de un marino que tuvo en el océano Pacífico un encuentro con una criatura misteriosa.
Una historia que deleitará tanto a los Lovecrafianos de la logia del tentáculo como a los pulperos en general.


“La figura, que los miembros del congreso pasaron de mano en mano para estudiarla con más minuciosidad, medía de unos veinte a veinticinco centímetros de altura y estaba finamente labrada. Representaba un monstruo de contornos vagamente antropoides, pero con una cabeza de pulpo cuyo rostro era una masa de tentáculos, un cuerpo escamoso que sugería cierta elasticidad, cuatro extremidades dotadas de garras enormes, y un par de alas largas y estrechas en la espalda. Esta criatura, que exhalaba una malignidad antinatural, parecía ser de una pesada corpulencia, y estaba sentada en un pedestal o bloque rectangular, cubierto de indescriptibles caracteres. Las puntas de las alas rozaban el borde posterior del bloque, el asiento ocupaba el centro, mientras que las garras largas y curvas de las plegadas extremidades asían el borde anterior y descendían hasta un cuarto de la altura del pedestal. La cabeza de cefalópodo se inclinaba hacia el dorso de las garras enormes que apretaban las elevadas rodillas. El conjunto daba una impresión de vida anormal, más sutilmente terrorífico a causa de la imposibilidad de establecer su origen. Su vasta, pavorosa e incalculable edad era innegable; sin embargo, nada permitía relacionarlo con algún tipo de arte de los comienzos de la civilización.”

H.P. Lovecraft - La llamada de Cthulhu-
El relato de Lovecraft se puede leer entero en Ciudad Seva


Gran Primordial que da nombre a los Mitos de Cthulhu. Descrito como un ser colosal, con cabeza de pulpo, garras, y alas. Sumo sacerdote de los Primordiales, proviene del mundo llamado Vhoorl en la vigesimotercera nébula, de donde se trasladó a la estrella binaria verde de Xoth, donde se unió a Idh-yaa y engendró a Ghatanothoa, Ythogtha y Zoth-Ommog (y posiblemente una cuarta entidad, cuyo nombre no se atreve a registrar el autor del Necronómicon). Cthulhu, sus hijos y la raza de engendros suyos conocida como los Cthulhi descendieron a Saturno, y de allí a la Tierra. Habitaron la ciudad de R'lyeh, en el Océano Pacífico, y cuando ésta se hundió durante un cataclismo, Cthulhu quedó prisionero, "muerto pero soñando", y aguarda el día de su retorno. Influyendo en los sueños de los primeros seres humanos, los indujo a crear un culto que persiste hasta nuestros días. En ocasiones es erróneamente descrito como un ser elemental del agua.
Tomado del Diccionario Paramitológico de Cibermancia.


Sombrero pulpero en Tahití-



Real como la vida misma. Puede sucederte si estás disfrutando unos días en la paradisiaca Bora Bora. Y si no, miren la belleza de las fotografías.


Una receta para alumnos de clase avanzada.

Vía Lo mejor de la gastronomía

Todo cuanto define la obra de Isaac Salaberria, especialmente en lo que afecta a los pescados, se ratifica por enésima vez en esta receta, que como siempre se compone de un ingrediente principal al que se aplica una cocción a baja temperatura sumergido en aceite, logrando una naturalidad sápida y táctil sin precedentes. Los lomos del pescado, en entero y espinados, se sazonan con sal gris de Guérande durante cinco minutos. Se cortan, se confitan en aceite de oliva a 60 grados durante 5 minutos. Se mantienen en la grasa y, al momento de servir, se les filtra calor hasta adquirir una temperatura de 40 grados. Además de conseguir un nuevo gusto en el rodaballo, muy diferente del crudo, asado, le aporta una nueva textura, consistente, de masticar, un tanto cárnica, y a la vez un corte al cuchillo limpio, y un colorido traslúcido y tornasolado, sin antecedentes, que muestra con claridad las puntas del tenedor al pincharlo. Es el mismo procedimiento que hizo célebre al chicharro, al salmonete, a las anchoas, a las sardinas, superando todos los antecedentes, quizás, porque la citada técnica alcance su cenit con este pez.
Y se recrea en el estilo, en cuanto la construcción es minimalista, interviniendo una crema de zanahoria caramelizada y un caldo de pulpo seco, como siempre servido en chupito, que se ha de beber a pequeños sorbos intercalados con el ingrediente principal y jugando a situarlo antes y después de este y del otro realce.

Rodaballo salvaje de 3-4 kg
Aceite de oliva arbequina de 0’2º de acidez
Sal de Guérande
Sal Maldon

Filetear el rodaballo. Cubrir los filetes con la sal de Guerande durante 6 minutos. Templar el aceite a 60º e introducir los filetes de rodaballo durante 5 minutos. Reservar.

Para la crema de zanahoria caramelizada

3 zanahorias
Zumo de 2 naranjas
Aceite de oliva arbequina
Vinagre de Módena

Trocear las zanahorias y cocer , junto al zumo de naranja, suavemente, hasta caramelizarlos. Triturar las zanahorias hasta que quede un puré fino. Añadir una gota de vinagre de Módena, sal y terminar la crema con dos cucharadas de aceite de oliva.

Para el caldo de pulpo seco
200 g de pulpo seco
1 cebolla
1 zanahoria
1 puerro
50 cc de vino blanco
Aceite de oliva

Preparar el fondo de verdura . Pochar las mismas y añadir el vino blanco, hasta que reduzca el liquido al 10% del volumen inicial. Introducir el pulpo seco troceado y rehogar. Cubrir con agua. Cocer el conjunto durante 2 horas. Colar y clarificar si fuera necesario. Este caldo se sirve a una temperatura de 45º-55º

Elaboración final
Colocar en el plato la crema de zanahoria. Calentar el filete de rodaballo, en un horno a 120º durante 3 minutos. El filete debe de quedar muy poco hecho , pero caliente en el interior. Terminar con un poco de sal Maldon y unas hojas de perifollo. En un vasito de licor serviremos el caldo de pulpo seco.

Cocinero:Isaac Salaberria
Restaurante: Fagollaga
Localidad:20120 Hernani (Gipuzkoa).
Ctra. de Goizueta, 68. Barrio Ereñozu .

Labels: ,

Poema de Rafael Alberti -El ángel del carbón-


Feo, de hollín y fango.
¡No verte!
Antes, de nieve, áureo,
en trineo por mi alma.
Cuajados pinos. Pendientes.
Y ahora por las cocheras,
de carbón, sucio.
¡Te lleven!
Por los desvanes de los sueños rotos.
Telarañas. Polillas. Polvo.
¡Te condenen!
Tiznados por tus manos,
mis muebles, mis paredes.
En todo,
tu estampado recuerdo
de tinta negra y barro.
¡Te quemen!
Amor, pulpo de sombra,

Rafael Alberti
Nació en El Puerto de Santa María (Cádiz) en diciembre de 1902 y falleció en la misma localidad en octubre de 1999. Obtuvo el Premio Nacional de Literatura con su primer libro de poesía, Marinero en tierra (1925). Entre su extensa obra poética cabe destacar Cal y canto (1927), Sobre los ángeles (1928), Sermones y moradas (1930), Entre el clavel y la espada (1941), Retornos de lo vivo lejano (1945), A la pintura (1948), Roma, peligro para caminantes (1968), Desprecio y maravilla (1972), Fustigada luz (1980), Versos sueltos de cada día (1982) y Canciones para Altair (1989). Autor de los tres volúmenes de memorias titulados La arboleda perdida (1959, 1987 y 1996), así como de Imagen primera de... (Seix Barral, 1999), y de numerosas obras teatrales. Obtuvo el Premio Lenin de la Paz y el Premio Cervantes en 1983.

Labels: ,

Mordeduras de pulpos -U.S. Navy Diving Manual-



Extreme care should be used when reaching into caves and cervices. Regardless of size, an octopus should be handled carefully with gloves. It is ill advised to spear an octopus, especially the large octopuses found off the coast of the Northwestern United States, due to the risk of being engtangled by the octopus tentacles. If killing an octopus becomes necessary, stabbing it between the eyes is recommended.

First Aid and Treatment.

1.Control local bleeding.
2.Clean and debride the wound and cover with a clean dressing.
3.For suspected blue-ringed octopus bites, a loose constrictive band should not be applied.Apply direct pressure with a pressure bandage and immovilize the extremity in a position that is lower than the heart using splints and elastic bandages.
4.Be prepared to administer mouth-to-mouth resuscitation and cardiopulmonary resuscitation if necessary.
5.Blue-ringed octopus venom is heat stable and acts as a neurotoxin and neuromuscular blocking agent. Venom is not affected by hot water therapy. No antivenin is available.
6.Medical therapy for blue-ringed octopus bites is directed toward management of paralytic, cardiovascular, and respiratory complications. Respiratory arrest is common and intubation with mechanical ventilation may be required. Furation of paralysis is between 4 and 12 hours.Reassure the patient.
7.Administer tetanus prophylaxis as appropriate.
U. S. Navy Diving Manual


Mordeduras de pulpos -Poisenous or Venomous-


First of all, lets look at that word "poisonous". Although we use this word loosly in the US, it really means "poisonous when eaten". I imagine you are really asking, are octopuses "venomous". That is, do they have venom that they can somehow inject into another animal, paralyzing or killing it?
The answer is this: all octopuses are venomous. Their saliva contains a mixture of strong neurotoxins (venom) used to immobilize their prey. They use their beak and/or tongue to make a wound into which the toxic saliva can be squirted.
The amount and type of toxins in the saliva varies. The most venomous we know of are the Blue-ringed octopuses, found around Australia and the eastern Indo-Pacific. These have bacteria in their salivary glands that produce a powerful nerve toxin, tetrodotoxin (TTX). This toxin paralyzes the victim, who remains conscious but loses control of voluntary muscles and will die from lack of oxygen if not given respiratory support. Several human deaths have been attributed to bites from this small, attractive octopus, and there have been many near fatalities.
It is hard to determine the toxicity of the many other octopuses, because they don't tend to bite humans or because we haven't had much contact with them. Among those people keeping small octopuses as pets, I was unable to find a single example of anyone being bitten. Dr. Roy Caldwell mentioned that whenever he'd been bitten, it was purely defensive on the part of the octopus. Usually it has occurred in the field while trying to capture an animal or in the lab trying to catch an escapee. (including one that got lose on an airplane!)
I asked him to comment on other especially toxic octopuses, and he replied that the only other octopuses he knows of that cause problems for humans are the Pacific Red octopus, O. rubescens (bite causes something like a bee sting), and O. mototi, which the natives of Rapa say are poisonous.
There is also some speculation about the Wunderpus and Mimic octopuses, which because of their coloring and the fact that they move about openly by day, suggest they have the protection of being poisonous or venomous, but we don't know whether this is true.

You might be interested in reading the following article by Dr. Caldwell:

Death in a Pretty Package: The Blue-Ringed Octopuses

Thanks to Dr. Roy Caldwell and Colin Dunlop for providing information for this reply.


Mordeduras de pulpos -Saliva con neurotoxinas-


Las glándulas salivares posteriores secretan una sustancia viscosa en la cavidad bucal anterior, la cual es una mezcla de diferentes substancias biológicamente activas.
(Budelmann et al., 1997). La secreción incluye una potente neurotoxina llamada cefalotoxina que provoca la parálisis de las presas retenidas en sus brazos (Ghiretti, 1959). Además, la secreción salivar contiene proteasas (Morishita, 1978), capaces de disolver las uniones musculares del caparazón de los crustáceos y de permitir a los pulpos la ingestión del contenido de éstos, dejando los restos cuticulares completamente limpios cuando son descartados (Best & Wells, 1984; Kasugai, 2001). Recientemente se ha descrito, también, actividad hemolítica en la saliva del pulpo E. cirrhosa, no asociada a enzimas proteolíticos, cuya función podría ser aumentar la permeabilidad de la membrana celular y, de esta manera, favorecer la acción enzimática de los enzimas digestivos (Key et al., 2002). Se ha demostrado la existencia de una elevada actividad proteolítica localizada en las glándulas salivares posteriores de las paralarvas de pulpo (Boucaud-Camou & Roper, 1995), que pueden facilitar la penetración de las toxinas en los tejidos de la presa, pero también pueden desarrollar un papel en la digestión de los tejidos y acelerar la eficiencia y velocidad de la digestión, la cual es más rápida en juveniles de cefalópodos (Boucher-Rodoni et al.,
1987). Se ha discutido sobre la posibilidad de una digestión externa en los octópodos, que parece limitarse a la rotura de las uniones musculares con el caparazón, permitiendo la ingestión del contenido blando de las presas de crustáceos (Mangold & Bidder, 1989). Existen evidencias de este mismo comportamiento alimentario y, por tanto, de digestión externa, en paralarvas de pulpo alimentadas con zoeas de crustáceos, dejando como descarte, tras la alimentación, el exoesqueleto entero y vacío, sin desmembrar los apéndices (Hernández-García et al., 2000).
Del informe Plan Nacional del Pulpo hecho por Jacumar (Junta Nacional Asesora de Cultivos Marinos). Descargar aquí el informe en pdf.


El lenguaje de los cefalópodos


Vía Buceo Donosti
Yo Tarzán, tú Jane". Si la sepia macho pudiera hablar, ésta sería su frase de introducción. Aunque las sepias casi nunca utilizan el sonido pare comunicarse, el macho sin embargo, tiene una frase de presentación, que puede traducirse en la expresión más larga, pero conceptualmente más simple: "Yo Tarzán. ¿Tú Tarzán? ¿No? Entonces debes ser Jane". Sepias y calamares se comunican utilizando la extraordinaria habilidad de controlar el pigmento de su piel. Envían mensajes por medio del color de fondo de su cuerpo, así como por lunares de vivos colores y manchones de su piel.
Las sepias añaden a su peculiar comunicación visual algunas posturas natatorias y movimientos de sus diez tentáculos. Junto con los pulpos, las sepias y los calamares pertenecen a la clase Cephalopoda, moluscos como los caracoles, babosas y almejas. Los cefalópodos, gigantes mentales del mundo de los moluscos, manipulan objetos con sus tentáculos, nadan a propulsión, comen con picos y ven con ojos tan complejos como los nuestros. En los cefalópodos las conexiones directas entre el cerebro y unos músculos especiales les permiten cambiar de color en una fracción de segundo mediante la relajación o contracción de los cromatóforos.
Estas células de la superficie de la piel, llamadas cromatóforos, están llenas de pigmentos de color rojo, amarillo y negro, pudiendo pasar de la expansión a una fuerte contracción en unas milésimas de segundo. Bajo la capa superficial, células con pigmento blanco e incluso células más profundas con pigmento verde reflejan la luz cuando los cromatóforos contraídos las dejan al descubierto. Para mejorar la comunicación, los cefalópodos también pueden cambiar la textura de su piel acentuando o atenuando las protuberancias de aspecto verrugoso que cubren su librea. Aunque parece ser que los cefalópodos son incapaces de ver los colores, tienen una gran facilidad pare confundirse adecuadamente con su entorno.
Cuando no se están camuflando con el entorno, algunos calamares y sepias pueden crear dramáticos modelos alterando los colores del cuerpo entero o bien sólo de partes del mismo. En algunas especies, se han catalogado 31 variaciones que afectan a todo el cuerpo y se ha calculado un repertorio potencial de 300 diseños en los que se combinan variaciones de color de todo el cuerpo o sólo de algunas partes, de la textura de la piel y de posturas corporales.
Los pulpos son animales solitarios excepto cuando se aparean, y hasta el momento los investigadores han visto poco de lo que llamarían comunicación compleja entre ellos. Pero al igual que los calamares y las sepias, los pulpos muestran cambios de color en función de los estados fisiológicos internos. Los machos de algunas especies de pulpo lucen grandes ventosas, que utilizan en la exhibición de "succión", supuestamente diseñada pare comunicar el sexo al cual pertenecen.
Las hembras de cierta especie desarrollan células luminiscentes, que se disponen alrededor de su pico como un pintalabios de color verde, y que pueden atraer a los machos. La sepia Jane -como las hembras de otras especies- no estará satisfecha con cualquier macho. Ella quiere un Tarzán sano y vigoroso, cuyo esperma contenga genes que incrementen la probabilidad de su descendencia de sobrevivir, madurar y reproducirse de nuevo.
Por este motivo, la sepia hembra busca al macho que presente toda una serie de atributos que ella cree necesarios, por ejemplo, el tamaño, que, naturalmente, es sinónimo de salud, pero además, la sepia y el calamar que nadan con los brazos estirados y con la piel relampagueando aparentemente también les parecen más sanos a las hembras.
El calamar y la sepia constituyen un delicioso manjar -no sólo como sushi, sino también para diferentes depredadores oceánicos -, así que normalmente se difuminan con el entorno adoptando un color críptico, que suele ser moteado. Pero, cuando llega el momento de aparearse, para la sepia macho la oportunidad de pasar sus genes sobrepasa el riesgo de convertirse en una comida. Para anunciar el sexo al cual pertenece, el macho adopta un sorprendente modelo de cebra: estira sus brazos hacia delante, amontonándolos o arqueándolos, formando una cesta de diez ramales. Otras sepias que están por los alrededores captan el mensaje. Los machos devuelven el saludo, pero las hembras no alteran su patrón moteado.
La ausencia del modelo del macho, más que ningún otro rasgo distinguible del cuerpo de la hembra, informa al macho del sexo de la hembra. Si un macho no responde adoptando el modelo de cebra -quizás debido a alguna enfermedad -, otros machos pueden confundirlo con una sepia hembra.
Todos los machos de un grupo se pasean ufanos con su modelo de cebra; sin embargo, la mayoría de las hembras no altera su traje moteado. Pero si una hembra de las proximidades cambia su críptico modelo jaspeado por uno gris más uniforme, está indicando su disponibilidad para aparearse.
Ahora la competencia entre los machos se intensifica, llegando en algunas especies al contacto físico y los mordiscos. Por último, todos los machos, excepto uno -normalmente el más grande -, literalmente se dan la vuelta y se baten en retirada, regresando a su modelo normal, jaspeado unisex -esta conducta es semejante a la postura de sumisión de un perro con la cola entre las piernas.
Después de disuadir a los machos cercanos con su destreza, el macho victorioso abandona su comportamiento agresivo para convertirse en un animal sensible y cariñoso. Se acerca a la hembra y cambia su comunicación visual en táctil, acariciándola delicadamente entre sus ojos y brazos. Al principio, la hembra puede manifestar su alarma adoptando un modelo cromático que indica una profunda turbación. El macho la calma soplándole agua y alejándose suavemente con su mecanismo de propulsión. Sin embargo, el macho lejos de desistir se acerca una y otra vez hasta que la hembra lo acepta, literalmente, con los brazos abiertos.
Si un zafio rival intenta importunar a la pareja, el macho en celo adopta de nuevo su disfraz de cebra, pero esta vez muy intensificado. Si está nadando junto a la hembra, el macho puede incluso mostrar las bandas de su librea únicamente en el lado de su cuerpo que esté frente al intruso. Al mismo tiempo, puede mantener su sexualmente sugestivo uniforme gris en el lado más próximo a la hembra. Por último, la pareja pone en contacto sus brazos y empieza a aparearse. Ambos adquieren, en ese momento, el modelo críptico jaspeado que atrae menos la atención.
Los Calamares
Los calamares, que son más sociales que las sepias, también comunican su disponibilidad pare aparearse con el color de la piel. Se reúnen en grupos de 10 a 30 individuos, pero pronto se deshacen en grupos de cortejo de una hembra y dos o cinco machos. El macho de mayor tamaño intenta alejar a la hembra de los otros pretendientes.
La pareja se entrega a un balanceo precopulatorio, en el que juntos se desplazan suavemente de un lado a otro. Si en ese momento, el macho se acerca demasiado, la hembra puede alejarse veloz como un rayo. El macho la sigue, y este juego de persecución puede continuar durante más de una hora a una velocidad vertiginosa. Posiblemente represente un intento por parte de la hembra de evaluar y certificar la salud del macho.
El calamar macho utiliza el disfraz de cebra de una forma no muy diferente a la de la sepia para ahuyentar a otros machos. También adopta un modelo unilateral de suaves tonos plateados cuyo significado es: "Manténte alejado".
El macho sólo exhibe este modelo en el lado del cuerpo que está más próximo a otros machos; el flanco orientado hacia la hembra lo mantiene sexualmente estimulado. Los calamares no se abrazan para aparearse. En lugar de ello, el macho únicamente intenta acercar al cuerpo de la hembra un pequeño y pegajoso saco de esperma. Mientras alarga este saco, hace que sus cromatóforos palpiten a un ritmo determinado.
Si el saco se engancha, la hembra lo coloca en el receptáculo seminal, completando así el ritual de apareamiento. Los cefalópodos sociales, es decir, los calamares (como Sepioteuthis sepioidea) y las sepias, comunican claramente estados internos -disponibilidad pare la cópula, identificación sexual, etc.
Los equivalentes humanos de estas señales serían ruborizarse, tartamudear y adoptar posturas corporales que manifiesten timidez.
¿Se comunican los cefalópodos algo másque su estado sexual?
Algunos científicos sugieren que sus modelos cromáticos de cuerpo entero actúan como si fueran nombres y verbos, y las pequeñas manchas y dibujos como adjetivos y adverbios. La postura y el movimiento pueden ayudar a establecer el contexto.
"Puede ser que si Sepioteuthis destaca una banda en un lado de su cuerpo, y al mismo tiempo remarca una cejas doradas por encima de los ojos, y levanta los brazos, quizás el significado de la banda haya sido modificado por las cejas doradas y el brazo levantado, de modo que representen algo más complicado o incluso diferente de lo que la banda signifique por sí sola", afirma Jennifer Mather.
Mather es una psicóloga que estudia la conducta de los cefalópodos y enseña en la University of Lethbridge, Lethbridge, Alberta. La hipótesis de Mather, aunque interesante, permanece todavía sin explorar. Para poder investigar con más profundidad la comunicación visual de los cefalópodos, a Mather y otros investigadores les gustaría "hablar" su lengua. Imitando las claves visuales con un modelo coloreado -hasta cierto punto comunicándose con la sepia -, los investigadores han descubierto cambios en su conducta y empiezan a entender su compleja comunicación. "Sospecho que los cefalópodos no van a tener un tipo de lenguaje tan complicado como el nuestro para cuando sepamos si poseen un lenguaje visual -concluye Mather -. Pero sospecho que vamos a encontrar un interesante sistema de comunicación cuando finalmente tengamos el tiempo, la energía y los recursos pare descubrirlo."


Mordeduras de pulpos


Un pulpo puede producir mordeduras con sus mandíbulas a modo de pico presentes en su boca (punto de convergencia de los tentáculos). La lesión puede dar lugar a ardor y prurito y en algún caso puede ser de evolución tórpida. El tratamiento consiste en limpieza y desinfección local.
Mordedura –Pulpo-
Via The Cephalopod page

An Octopus Bite and its Treatment
By Roland C. Anderson

On May 12, 1998, a Seattle Aquarium employee was leading a beach walk at Saltwater State Park (20 miles south of Seattle on Puget Sound, Washington State, USA). Several nearby scuba divers caught a red octopus (Octopus rubescens Berry, 1953) and brought it to shore to give to the Aquarium. The octopus was placed in a bucket to show the class. As the octopus was being handled by the Aquarium employee using a gloved hand, it abruptly swam to the ungloved hand and bit the employee. The bite was located on the back of his hand above the wrist bone of his ring finger. The bite was not noticed at first, as there was no immediate pain from the bite. About a minute later, the employee noticed blood and confirmed the presence of a small puncture wound at the site of the bite.
The small puncture wound (less than 5 mm) was consistent with a bite from the beak of the small octopus (24.5 g, 3.4cm mantle length, corresponding to an arm span of about 10 cm). When he noticed the bite, the employee sucked on the wound to extract the venom, but this is not likely to have done much good, particularly in light of the further symptoms. After about ten minutes, localized pain was noticed at the wound site. When swelling and "fiery" pain began to extend up the back of the hand and wrist to his mid-forearm, the employee called the Aquarium on his cellular phone. Other Aquarium employees suggested immersing the wound in hot water, hot as the employee could stand. A nearby espresso stand (only in Seattle!) supplied the hot water.
The lapsed time was about 20 minutes between the bite and the first aid treatment. The employee poured the hot water directly over the wound and the adjacent affected area. The pain and swelling dissipated within a minute. The employee then went to Harborview Hospital in Seattle, the area's main trauma care center. Interestingly, the hospital called the Aquarium to get advice on the treatment. The hospital then applied an ointment for the blisters around the bite caused by the hot water. The next day the bite could scarcely be seen or felt. There were several residual blisters on the skin from the hot water, which persisted for about a week. Although there was no localized evidence left from the bite, the victim reported headaches and weakness for a week following the bite. In contrast, in the case of an untreated O. rubescens bite on an Aquarium employee 20 years earlier, necrosis at the bite site continued for about a month.
Octopus rubescens is known for its potent bites (Halstead, 1949; Berry and Halstead, 1954; Oglesby, 1972; Anderson, 1987; Halstead, 1988; Hochberg, 1997). The bite of an octopus is produced by its beak-like jaws located in the mouth at the center of the arms. In O. rubescens, as in other octopuses, at the time of the bite, the animals inject a proteolytic enzyme or venom via the salivary proboscis (Ballering, et al., 1972). Although the bite of other cephalopods, such as octopuses in the genus Haplochleana, are known to be fatal (Halstead, 1988), there is relatively little written on the treatment of octopus bites. Hot water is the suggested as immediate first aid treatment for the bites and puncture wounds of octopuses (ibid) and other marine creatures such as lionfish or stonefish (Thomas and Scott, 1997). In the instance recounted above, immediate hot water treatment was effective in neutralizing the localized effects of the bite of O. rubescens. However, as evidenced by the employee's systemic symptoms in the days following the bite, such treatment may not be totally effective. We also don't know if this treatment will prove effective in reducing the trauma from the bites of other octopus species, but it may be a place to start until we learn otherwise.

My thanks go to Ben Brown for sharing his experience with me and to an anonymous reviewer for greatly improving the manuscript.

New Report

Matt Wandell was recently bitten and he wrote the following:
The octopus that bit me on the hand was, as best I can tell, O. rubescens. It is definitely not O. bimaculatus or O. bimaculoides. I'm certainly not an expert at I Ding cephalopods, but the Light's manual I have describes the morphology and of the octopus that bit me as a female O. rubescens.
We discovered the octopus on the mudflats of Bodega Harbor at low tide as it moved from the shore to the water line. Rather than trying to pick it up, I let it crawl onto my hands by placing them in its path. My plan was to then dump it into a bucket we had for collecting specimens. Well, some of the folks in the ecology class I was with had never seen an octo in person before, so their understandable first reaction was to poke the thing while it was still in my hands. Big mistake. The bite began as a mild pinch and then became very painful as she broke the skin. We made our way toward shore to drop off our animals and to clean my hand. The whole time my hand was throbbing, and very painful. I'd compare it to getting punched in the hand over and over, and then have a bee sting it. The wound also bled a lot even though I was applying a lot of pressure to it.
Other than washing my hands, I didn't do anything to the bite. I was actually surprised to see how tiny it was—I've had bigger papercuts. It stopped bleeding but leaked a clear substance (which I assumed was lymph) for the next 3 to 4 days. It was, however, very sore for the next week and a half to two weeks in an area about the size of a silver dollar on my hand. At this point my wound had also grown—one of my classmates described it as "the flesh eating octopus". At one point a hole in my hand about the size of a BB pellet had simply eroded away. It seems to be healing nicely as I write this, a full 3 weeks after the bite.
The attached picture is a magnification at 8 times of my hand 20 days after the bite. Moral of the story: Don't let an octopus crawl on you if it's stressed! I've let the exact same octopus crawl over my hands in the lab with no problems at all, but this was after it had become quite tame. They are quite adept at recognizing the difference between a hand that is trying to catch it and a hand that is just checking it out. The one that bit me has three distinct "moods" I've noticed—all tan with smooth skin and extended arms is the "exploratory mood". She will squirt water at you, approach you and wrap around your fingers, and let you pet her between the eyes without trying to escape. This is the only time I let my hands get near her mouth. Red arms with a grey mantle, curled arms and rough, spiky skin is the "shy mood"—she just wants to look and act like a rock. Try to pet her and she will just move to another spot. All bright red with flashing white spots and smooth skin is the "hungry mood". The only times I've seen it are when I feed her.


Arte y pulpos -Tony Baloney-


Pulpo –Tony Baloney-

La página de Tony "Baloney"Juliano

title: Things I Can't Explain to Geico
medium: acrylic on canvas & frame
size: 23.5"x19.5"
price: Sold
an unexplainable car accident. Geico still doesn't believe me!

*Aclaro el humor del artista, Geico es una de las principales aseguradoras de coches de los EEUU


Pulpos y joyas -Donna Mehnert-


Anillos de vidrio tentaculares diseñados por la artista Donna Mehnert. Se pueder ver en la página de Blackberry Beads. Y supongo que se podrán comprar, pero seguramente para ello tengas que ponerte en contacto con la artista...
Octopus -Rings-

Octopus -Rings-


Monstruos fabricados por el hombre


…Posteriormente, cuando empezamos a fil­mar a estos animales, cuando aprendí a conocerlos mejor y cuando les consagré un libro junto a Philippe Diolé, tuve ga­nas de titular a esta obra «el final de un malentendido». Una evidente incompren­sión se ha perpetrado durante siglos entre los hombres y los pulpos. Pensemos tan sólo en los increíbles cuentos de los mari­nos, en el mito del Kraken y en las leyen­das populares del final de la Edad Media, así como en las novelas inspiradas en el mar desde el final del siglo xvm. Las de Víctor Hugo (Los trabajadores del mar) y de Julio Verne (Veinte mil leguas de viaje submarino), entre otras, han contribuido en gran forma a falsear la opinión de va­rias generaciones de lectores acerca de estos cefalópodos.
El hombre ha dividido el reino animal en dos categorías: por una parte, los anima­les «bonitos, buenos y útiles», y, por otra, «los malos, feroces y dañinos». Los ani­males peor conocidos fueron clasificados a priori en el segundo grupo, incluidos los habitantes de las profundidades marinas, misteriosos durante tanto tiempo. Y, sin embargo, los únicos contactos que el hombre sostuvo con ellos estuvieron mar­cados por una violencia unilateral; se acercó a ellos para matarlos, exterminar­los o para explotarlos, y casi nunca para conocerlos y protegerlos. El hombre ha poblado el mar con monstruos fabricados por su angustia y por sus miedos, sobre los que descarga la responsabilidad del mal que él mismo engendra y que le sirve para justifica su propia violencia….

Jacques-Yves Cousteau
Los secretos del mar


Pronto nos atrevimos a tomar en nuestras manos a todos los pulpos que encontrábamos fuesen del tamaño que fuesen. Dumas se convirtió en una especie de maestro de baile de los pulpos.
Escogía a un rehacio alumno. lo sostenía con mano firme y suave y describía varios círculos con él induciéndole a seguirle. El cefalópodo usaba todas las tretas imaginables para escapar. El tímido animalejo solía negarse generalmente a hacer uso de sus ventosas sobre la piel humana. Didi trató de envolver su brazo desnudo con los tentáculos de una de esas criaturas en la posición familiar de los chupadores de sangre. pero no tuvo el menor éxito. El pulpo no quería mantener la presa. Didi oprimió las ventosas contra su brazo y consiguió obtener una breve adhesión muy fácil de suprimir y que dejó marcas momentáneas sobre su piel.
Los pulpos son animales que poseen en alto grado el poder de adaptación. Dumas descubrió esto después de jugar pacientemente con ellos hasta conseguir una cierta correspondencia. Generalmente los pulpos se mostraban más sumisos cuando estaban fatigados. Dumas soltaba a un pulpo, cuando lo veía muy cansado y el animal se alejaba gracias a su sistema de propulsión, pero con los tentáculos colgando inertes.

J. Y. Cousteau y Frédéric Dumas –El mundo silencioso-


Pulpo como animal de compañia...


Via Wikipedia

El Scattergories es un juego de mesa comercial que viene de un juego clásico bastante conocido en el que hay alguien que dice una letra y luego otra persona selecciona una categoría, el fin del juego es intentar decir o escribir en un tiempo determinado el mayor número de palabras posibles relacionadas con la categoría que empiecen por la letra escogida.

El por qué es conocido el juego
Sobre todo se hace alusión a él por ciertos chistes sobre el anuncio en televisión que causó verdadero furor en España. En él aparecen 3 personas: un hombre que sale de una casa enfadado y un matrimonio, la escena se sitúa a la puerta de la casa con el invitado marchándose.

Invitado: "Es mi scattergories y me lo llevo"
Anfitrión: "Aceptamos barco"
Invitado: "¿Como animal acuático?"Anfitrión: "Si"

ESCENA 2 (dentro de la casa)Esposa:
"Empezando por P un animal de compañía"
Invitado: "Un pulpo..." (con pinta de pulpo hacia la esposa)
Marido: (con resignación) "Vale"

PD. Si alguien puede conseguir los anuncios donde se decía aquello de “pues me llevo el Scattergories” o “está bien aceptamos pulpo como animal de compañía”. Por favor indíquenos la manera.


Pulpos -Susan Scott- Plants and animals of Hawaii-


In Hawai’i, octopuses are called he’e, tako and squid. Two kinds are common; both are active at night.
Octopuses habe lairs or dens. Some build their own homes by pilling up rocks and coral debris, but most move into pre-existing spaces. Glass bottles are favorites of these agile creatures, which can squeeze themselves through tiny holes. But since bottles don’t have back doors, this kind of housing leaves octopuses particularly vulnerable to attack by their most eager predators, moray eels.
An octopus either goes hunting away from its lair or sits in wait jus outside its hole, changing color to match the surrounding area. It leaps on passing fish, shrimp or snails, the injects poison with a bite from strong jaws. The octopus drags the paralyzed animal back to its home to eat in safety. Because of this feeding behavior, octopus dens or “gardens” are often littered cwith discarded bones and shells.
Octopuses have unusual mating habits. The mate has specialized arm for sperm transfer. He inserts the tip of this amr into the female’s mantrle cavity, then transfers seperm down a groove of his arm by muscle contractions. In some species, the end of this sex organ holds a seperm packet that breaks off inside the female and then moves around on its own for a while. The biologists who first discovered this packet thought it was a parasitic worm.
Because most male octopuses are smaller than females, they risk being eatne ir a female isn’t in the courting mood. Demales who are in the mood accept the sperm, then lay eggs in strings from the top of their dens, which they guard with their lives. Females don’t eat during the brooding period and, after their eggs hatch, female octopuses die.
Octopuses are smart. They learn quickly and remember things for a few weeks. In one experiment, researechers gave an octopuses a crab to eat in a square background. If the octopus went for a craba in a rectangle, workers gave the subject a mild shock. The octopus quickly learned tha squares meant food and would attack even empty squares. Although in Hawai’i today people use the word squid to mean octopus, they are two different animals. Ancient Hawaiians recognized squid as a distinct group, calling them muhe’e. Squid aren’t reef animal but swim in the open ocean.
Early Hawaiians ate octopus and used them as medicine for certain illnesses.”

Susan Scott -Plants and Animals of Hawaii-

Via la web de Susan Scott

Marine science writer Susan Scott has written a weekly column, "Ocean Watch," for the Honolulu Star-Bulletin since 1987. You can search the columns by date, title or keyword.
Susan is the author of three books about nature in Hawaii: Oceanwatcher: An Above-Water Guide to Hawaii's Marine Animals; Plants and Animals of Hawaii; and Exploring Hanauma Bay.
Susan and her husband, Craig Thomas, M.D., are co-authors of three highly regarded medical reference books: All Stings Considered: First Aid and Medical Treatment of Hawaii'i's Marine Injuries; Pests of Paradise: First Aid and Medical Treatment of Injuries from Hawai'i's Animals and Poisonous Plants of Paradise: First Aid and Medical Treatment of Injuries from Hawai'i's Plants.


Roger Caillois y la peligrosidad del pulpo


...Primero, se describe al pulpo, según los casos, como tímido y manso o como feroz y agresivo. G. E. y Nelly Me Ginitie: "Hernios manipulado miles de pulpos sin ha­ber sido mordidos por uno solo, a pesar de nuestros es­fuerzos para lograrlo". Max Gene Nohl: "La probabilidad para un buzo de ser atacado por un pulpo es tan escasa como la de un cazador de serlo por un conejo". "O por un zapallo" agrega Stephen Riggs William. J. Y. Cousteau y Fr. Dubois reaccionan también contra la creencia que presenta al pulpo como un adversario temible: es medroso y es fácil deshacerse de él. Los pulpos son proclives a portarse como animales domésticos. Dejan que les rasque» suavemente la piel entre los ojos: "como un perro", dice Charles F. Holder. Un Octopus bimaculoides, en un la­boratorio, viene a buscar su alimento a horas fijas. Se fe presentan en la mano cerrada, la cual abre con sus táculos. En los acuarios, ocurre, lo hemos visto, que túen de la misma manera con los guardias o con los tantes. Es cierto que se trata de animales cautivos. Pero se comportan igual en libertad: son curiosos y salen de las rocas para tocarle el pie o la mano a un báñala. Théodore Rousseau amansa a un pulpito que jnepi con él. Un Samoano mantuvo durante tres años relacioBd amistosas con un pulpo. Recuérdese que H. Lee siempre vivió en armonía con sus pupilos.
Z. M. Bacq tiene una opinión distinta: "En el fondo de los mares, el pulpo es igual que el tigre en la selva”. Asimismo R. J. Daniel: "Un gran pulpo es el animal mti peligroso con el que pueda topar un buzo". Los polinesios no dudan de que los grandes pulpos ataquen deliberadamente al hombre. Rara vez se arriesgan a caza: solos. Esta prudencia, por lo demás, de ningún modo es prueba de que el pulpo tome la iniciativa. Al compilar las comunicaciones recibidas por Fr. W. Lañe, uno se da cuenta de que los supuestos ataques casi siempre, si no invariablemente, son accidentales o provocados. Ya tuve la oportunidad de señalar que la curiosidad del pulpo lo induce a agarrar cuanto se mueve en su radio de acción. De parte suya, la agresión caracterizada parece excluida...

Roger Caillois –Mitología del pulpo-


Cocina -La gastronomía del pulpo (II)- Consejos


Via la web de Karlos Arguiñano


La denominación genérica pulpo engloba un conjunto de especies de moluscos blandos incluidas en el orden taxonómico de los octópodos. Son mariscos de gran importancia económica por su interés gastronómico principalmente en Japón y en el Mediterráneo. Además del pulpo común, hay varias especies de octópodos cuya carne se consume y que generalmente pertenecen a los géneros Octopus y Eledone.

Producción y consumo
El pulpo se captura durante todo el año. Se lo comercializa fresco, bien sea cocido o sin cocer, y congelado, en este último taso siempre cocido. También se pueden elaborar conservas a partir de los pulpos de menor tamaño. De los ejemplares de mayor tamaño únicamente se consumen los tentáculos.
En el mercado también se puede adquirir la tinta del pulpo por separado, en pequeñas bolsitas y congelada.
En algunas zonas de la costa sur española se deja secar el pulpo al sol, y después se consume frito. Japón exporta grandes cantidades de pulpos desecados, principalmente a otros países de Extremo Oriente y a la zona del sur de Europa.
Empleo culinario

Generalmente, el pulpo se comercializa limpio y con la carne ablandada. En caso contrario, hay que limpiarlo y ablandar su carne antes de cocinarlo.
Tradicionalmente, la carne del pulpo se ha ablandado golpeándola contra una superficie dura; sin embargo, actualmente es más frecuente congelarla durante unos tres días, con lo que se consiguen los mismos resultados.
Los pulpos de pequeño tamaño tienen la carne tierna y muy sabrosa, por lo que no es necesario ablandarla.
El pulpo se puede hervir, asar a la parrilla o freír, entre otras preparaciones. También se puede preparar la cabeza rellena con las patas troceadas y estofadas. Combina muy bien con cebolla, ajo, tomate, limón, aceite de oliva, jengibre, vino o salsa de soja. Los pulpos de pequeño tamaño se pueden servir enteros, una vez rebozados y fritos. La tinta del pulpo se aprovecha para elaborar salsas que acompañan a este marisco o a otras preparaciones como la pasta.
A la hora de cocer el pulpo, es muy importante calcular el punto adecuado. Si se hace demasiado, su carne quedará correosa y blanda, aunque si no se cuece lo suficiente resultará demasiado dura. Posteriormente, se ha de dejar reposar durante aproximadamente media hora en el caso de los ejemplares pequeños, y el doble para los de mayor tamaño. Un paso previo a la cocción consiste en escaldar el pulpo antes de cocerlo por completo. Esto recibe el nombre popular de asustar el pulpo.
El pulpo es muy apreciado, interviniendo frecuentemente en platos de la cocina griega e italiana. También es muy solicitado en la cocina oriental, principalmente en Japón y Corea. Sin embargo, en EE UU y Australia es mucho menos popular y únicamente se lo emplea como cebo en la pesca de otras especies.
Se lo suele preparar de muy diferentes formas en Oriente. Los ejemplares más pequeños se suelen condimentar con hierbas aromáticas y especias. Los tentáculos pueden formar parte del sushi, y también se suelen servir partidos en rodajas una vez cocidos acompañando a recetas de arroz.
En la gastronomía gallega el pulpo ocupa un papel muy importante; es muy famosa la forma de preparar el pulpo en esta zona. El pulpo a feira es el pulpo cocido en ollas de cobre, posteriormente troceado en rodajas y servido sobre un plato de madera aliñado con aceite, sal y pimentón. En Málaga se suele preparar el pulpo junto con garbanzos; en la costa catalana son tradicionales los pulpos de pequeño tamaño asados sobre brasas. En el norte de España se elaboran diferentes variedades de sopas y calderetas con pulpo.
Valor nutritivo
En comparación con el resto de mariscos, el pulpo es poco calórico, y su contenido en colesterol, proteínas y grasa es bajo. La carne de pulpo tiene un sabor excelente debido a su alimentación.
Entre los minerales, destaca el aporte de calcio, que es el más alto de todos los mariscos. El calcio es un constituyente de huesos y dientes, interviene en la coagulación sanguínea y es necesario para la transmisión del impulso nervioso.
La vitamina más destacable es la A, que favorece la resistencia a las infecciones y es necesaria para el desarrollo del sistema nervioso. Aporta también una cantidad considerable de vitamina B3 y menores cantidades de vitaminas B, y B2.


Poema de Arthur Clement Hilton -Octopus-



Strange beauty, eight-limbed and eight-handed,
Whence camest to dazzle our eyes?
With thy bosom bespangled and banded
With the hues of the seas and the skies;
Is thy home European or Asian,
O mystical monster marine?
Part molluscous and partly crustacean,
Betwixt and between.

Wast thou born to the sound of sea trumpets?
Hast thou eaten and drunk to excess
Of the sponges -- thy muffins and crumpets,
Of the seaweed -- thy mustard and cress?
Wast thou nurtured in caverns of coral,
Remote from reproof or restraint?
Art thou innocent, art thou immoral,
Sinburnian or Saint?

Lithe limbs, curling free, as a creeper
That creeps in a desolate place,
To enroll and envelop the sleeper
In a silent and stealthy embrace,
Cruel beak craning forward to bite us,
Our juices to drain and to drink,
Or to whelm us in waves of Cocytus,
Indelible ink!

O breast, that 'twere rapture to writhe on!
O arms 'twere delicious to feel
Clinging close with the crush of the Python,
When she maketh her murderous meal!
In thy eight-fold embraces enfolden,
Let our empty existence escape,
Give us death that is glorious and golden,
Crushed all out of shape!

Ah! thy red lips, lascivious and luscious,
With death in their amorous kiss,
Cling round us, and clasp us, and crush us,
With bitings of agonised bliss;
We are sick with the poison of pleasure,
Dispense us the potion of pain;
Ope thy mouth to its uttermost measure
And bite us again!

By Algernon Charles Sin-Burn

Arthur Clement Hilton (1851-1877)
Arthur Clement Hilton was born in 1851 and educated at Marlborough College and St. John's College, Cambridge, where he published in 1872 The Light Green, a collection of verse parodies. After graduating from Wells Theological College in January 1873, Hilton was ordained deacon on March 1, 1874, became curate of St. Clement and St. Mary, Sandwich, and was ordained priest in 1875. He took his M.A. at Cambridge in 1876 and died suddenly and unexpectedly April 3, 1877. It was not until 1902 that his collected works were published.


Cocina -La gastronomía del pulpo-


El majestuoso pulpo

El pulpo encierra tras de sí una detallada tradición gastronómica, sobre todo en las tierras gallegas, donde este molusco es protagonista de fiestas populares y de recetas milenarias, además de manjar de obligada presencia en cualquier restaurante de comida autóctona. A diferencia del calamar o de la sepia, el pulpo dispone de ocho tentáculos en lugar de diez, por lo que entra dentro de los octópodos.

Los tentáculos del pulpo, de hasta un metro de largo, disponen de dos filas de ventosas pero también hay ejemplares que sólo tienen una, como el pulpo blanco, también llamado cabezudo debido al impresionante tamaño de su cabeza. El pulpo se caracteriza, entre otros aspectos, por su cuerpo blando, su calidad de visión y por la facilidad que tiene para variar la textura y el color de su piel.

El hábitat preferido de este molusco de costumbres nocturnas es el litoral provisto de fondos rocosos. Con la llegada de los meses fríos, el pulpo se aproxima a la costa con objeto de llevar a cabo sus tareas reproductivas pero, al bajar las temperaturas, vuelve a esconderse entre las profundidades cavernosas. Su dieta la componen pequeños peces, crustáceos y otros moluscos. En cuanto a sus propiedades nutritivas, cabe destacar su escaso valor en lo que respecta a calorías y grasas, pero sí es una buena fuente de calcio y de algunas de las más importantes vitaminas.

'Peleando' con el pulpoLa impresionante planta de este cefalópodo ha servido a la literatura de ficción para otorgarle una personalidad cruel pero a la cocina le ha valido de alimento con una increíble gama de posibilidades culinarias. Al estar presente en el mercado todo el año -al igual que el calamar y la sepia-, el pulpo resulta fácil de adquirir, ya sea en su versión fresca o congelada.

Podemos encontrarnos ejemplares desecados y también pulpos que ya han sido sometidos al proceso de cocción, haciéndonos su preparación mucho más sencilla. Y es que ablandar el pulpo es uno de los menesteres más peculiares (y que más adrenalina libera) dentro de la cocina. El trabajo consiste en golpear con fuerza y con firmeza la pieza contra una mesa de material resistente. Hay quien prefiere congelar el pulpo para que la carne se ablande sin necesidad de 'enfadarse' con este rico octópodo. Con los pulpos pequeños, no hace falta ‘pelearse’ porque su carne es perfectamente comestible un vez limpia.

Coger el punto al pulpo en la cocción es una condición indispensable para que, a la hora de hincarle el diente, no lo sintamos ni correoso ni demasiado duro. Uno de los aspectos esenciales es que cuanto más grande sea el ejemplar, mayor será el tiempo que tendremos que dejarlo cocer. Igualmente, tendremos que respetar los tiempos de reposo y el escaldado previo.

De Oriente a Occidente
Las recetas que encabeza este cefalópodo son de lo más variado, y no sólo dentro de la geografía española, sino a lo largo y ancho de todo el mundo. En nuestro país tiene gran fama el pulpo procedente de las costas gallegas, donde su actuación estelar es la receta llamada 'pulpo a feira'. Nuestra vecina Portugal, reboza el pulpo en filetes y lo mezcla con arroz mientras que en Oriente es costumbre acompañarlo de un gran abanico de especias.

Este suculento habitante del mar puede consumirse frito, cocido, a la parrilla, asado, etc. A los guisos con legumbres o con arroz les aporta un toque delicioso y, en la sopa de pescado, encuentra un hueco que seguro que agrada a nuestro paladar. Asimismo, el pulpo relleno, estofado o dentro de un salpicón de marisco se convierte en una vianda incomparable. Por último, no podemos olvidar que su tinta puede servirnos de magnífico aliado.
Via Plato del dia


Pulpo -Características-


Hábitat: vive en aguas de climas templados y tropicales de todo el mundo.

Morfología externa e interna: el pulpo se caracteriza por tener un cuerpo blando con un cerebro bien desarrollado y ocho brazos, cada uno de los cuales posee dos filas de ventosas, los dos ojos grandes y complejos del pulpo tienen cristalino, lo que les proporciona una visión aguda. Pueden cambiar, de forma, color y textura de su piel. Pasan gran parte de su vida escondiéndose y muchas especies, eligen un agujero natural entre rocas o escombros; Otras prefiere ocultarse en el interior de una almeja vacía, con las valvas unidas aún por un ligamento; el pulpo se asienta sobre una de las valvas y cierra la otra arrastrándola con sus tentáculos.

Alimentación: se alimenta en general de crustáceos y moluscos bivalvos; suele atraer a sus víctimas moviendo rápidamente la punta de un brazo como si fuera un gusano. También puede aproximarse deslizándose y precipitarse sobre el animal, hundiendo su pico en el interior de la envoltura o concha e inyectando un veneno mortal.

Características generales: cuando son atacados, aspiran agua hacia la cavidad del manto y la expelen con una gran fuerza a través de un embudo. Como resultado se produce su fuga propulsada a reacción, normalmente detrás de una nube de tinta. Esta sustancia, que el pulpo expulsa para defenderse, es de color oscuro y la de algunas especies puede tener un efecto paralizante sobre los órganos sensoriales del depredador.

Su cuerpo presenta tres regiones:

Manto: contiene órganos internos, incluidos el tracto digestivo, branquias, saco de la tinta y órganos reproductores.
Extremidades: ocho tentáculos con dos hileras de ventosas equipadas con receptores táctiles y olfativos.

Aparato reproductor: un macho interesado en aparearse se aproxima a una hembra lo suficiente para que al alargar un brazo modificado, el hectocótilo, pueda tocarla. Este brazo tiene un surco profundo entre las dos filas de ventosas y acaba en un extremo con forma de cuchara. Tras un periodo de galanteo, el macho inserta su brazo bajo el manto de la hembra y los espermatóforos se desplazan hacia abajo por el surco hasta el oviducto de la hembra. Poco después del apareamiento, la hembra comienza la puesta de los huevos en su guarida. Produce, aproximadamente, ciento cincuenta mil en dos semanas y cada uno de ellos está encerrado en una cápsula transparente. La hembra los protege durante 50 días, lanzándoles chorros de agua para airearlos y limpiarlos. Las crías flotan hasta la superficie y se convierten en parte del plancton durante casi un mes, entonces se sumergen e inician su vida normal en el fondo.


Pulpo -Octopus Vulgaris (II)-


Seguramente uno de los artículos más ilustrativos que he leído en relación al pulpo, viene firmado por Miquel Pontes, un informático de profesión que le encanta practicar submarinismo.

En su página web Mare Nostrum podemos encontrar gran cantidad de información sobre el mundo marino.

(Octopus vulgaris)

Miquel Pontes

Este cefalópodo puede llegar a medir 1 metro, incluyendo los brazos, y tener un peso de hasta 10 kg, aunque con frecuencia es mucho más pequeño. En casos excepcionales se afirma que pueden llegar a los 3 metros de largo, con brazos de 2 metros y un peso de 25 kg. pero tal vez solo a grandes profundidades.

Los brazos disponen de dos hileras de ventosas en la parte inferior. La superficie del cuerpo es lisa o con apéndices. El color es muy variable pues el propio pulpo lo cambia, mediante control nervioso, en función del ambiente en que se halle, variando entre rojizo, marrom, amarillento, azulado o gris.

Habita en fondos rocosos, arenosos y en praderas submarinas, desde la superficie hasta los 100 metros de profundidad, en todo el Mediterráneo.
Los pulpos son animales de los fondos, por los que se desplazan con ayuda de sus tentáculos, pero en caso de peligro pueden desplazarse mediante la expulsión de un chorro de agua a través de la cavidad respiratoria, la cual es orientable en diversas direcciones.

Son animales nocturnos que se ocultan durante el día en sus escondrijos. Si no tienen ningún cobijo adecuado cerca, construyen ellos mismos uno a base de piedras que hallen en el fondo, o bien cerrarán la entrada demasiado expuesta de un agujero. Los pulpos pequeños anidan también, durante el periodo de cría, en conchas vacias de moluscos bivalvos.

El pulpo captura cualquier presa que pueda dominar, esencialmente crustáceos, bivalvos y peces, ocasionalmente también carroña. Es un animal inteligente que puede tender una emboscada para capturar desprevenidas a sus presas. También se les observa inspeccionado el fondo de noche y capturando implacables a sus presas dormidas.

Con su poderosa boca, similar a un pico de loro, pueden triturar duros crustáceos e incluso bivalvos, los restos de los cuales a menudo "decoran" la entrada de su guarida, lo que permite localizarlos.

El pulpo se mimetiza con el ambiente, cambiando tanto de forma como de color. Su estado de ánimo tambien influye en los cambios de color, apareciendo ondulaciones azules cuando está excitado, o volviéndose pálido cuando tiene miedo. Si está furioso dominan los colores rojizos.
Los pulpos entablan duras batallas entre machos para conseguir aparearse con una hembra. Una vez conseguido el acoplamiento, mediante la introducción del brazo de cópula en una cavidad del manto de la hembra, ésta pone del orden de 150.000 huevos en cápsulas pequeñas y transparentes con un pedúnculo corto. Estos huevos aparecen reunidos por miles en forma de racimos largos que se sujetan a la parte superior de una cavidad, donde son custodiados por la madre durante dos meses, y oxigenados con agua limpia. Sin este cuidado los huevos se pudrirían y morirían al cabo de poco tiempo.

La madre no se alimenta mientras está cuidando los huevos, y suele morir después de la eclosión de los mismos por debilidad. Los pulpos jóvenes suelen vivir de 1 a 2 meses con la cabeza hacia abajo en el plancton, hasta que comienzan su vida en el fondo. Durante este tiempo es cuando son más vulnerables, por lo que se reduce su número en forma espectacular.

Los pulpos son presas favoritas de morenas y anguilas, por lo que no carecen de enemigos naturales. Su única protección es su capacidad de mimetismo y el poder lanzar nubes de tinta para escapar de sus enemigos, cosa que hacen mediante el mecanismo de propulsión a chorro que hemos comentado, acto seguido buscan un nuevo escondrijo y se mimetizan con él.
Además de los ojos lenticulares, el pulpo dispone de un cerebro muy desarrollado, incluso inteligente. Suelen ser animales muy curiosos, observando de día el ambiente que les rodea desde la seguridad de su escondite. Suelen ser timidos con los buceadores, pues suelen ser martirizados por estos sin otro motivo que el juego. Algunos animales jovenes, sin malas experiencias todavía, pueden dejarse observar durante largo tiempo a corta distancia, mientras ellos observan asimismo a su oponente.


Pulpo -Octopus Vulgaris-


Cefalópodo de ocho brazos y cabeza grande, debajo de la que esconde una boca formando un pico de loro duro. Tiene dos filas de ventosas en los tentáculos por su cara interna, a diferencia del pulpo cabezón a pesar de ofrecer interesantes cualidades gastronómicas, es un olvidado de la cocina gallega, por lo que apenas acude a nuestro mercado en fresco, siendo su destino otros mercados o para conservas. Como en los vertebrados, los dos ojos grandes y complejos del pulpo tienen cristalino, lo que les proporciona una visión aguda. Estos animales pueden cambiar, de forma muy rápida, el color y la textura de su piel, mimetizándose con el fondo. Suelen carecer de concha.

Se alimenta de crustáceos y moluscos bivalvos. Atrae a sus víctimas moviendo rápidamente la punta de un brazo como si fuera un gusano. También puede aproximarse deslizándose y precipitarse sobre el animal, hundiendo su pico en el interior de la envoltura o concha e inyectando un veneno mortal.

A principios de la primavera se concentra cerca de la costa donde llevan acabo la puesta de huevos.

Pertenecen a la orden Octopoda, y la familia Octopus.

Malas prácticas:
Si usted compra en nuestros mercados pulpo fresco, asegúrese de que su color y su brillo sean lo más vivos posibles. El pulpo Marroquí llega a nuestros mercados con varios días de transporte, por lo que nunca podrá tener el color ocre brillante que posee el pulpo recién pescado. Si por el contrario, usted adquiere pulpo congelado, compruebe la etiqueta del producto, que deberá especificar obligatoriamente su origen.

Diferencias con especies similares:
La mayor parte del pulpo que se consume en España procede de Galicia, Huelva y el Banco Canario Sahariano. El problema, tal y como ocurre con otros productos de la pesca, es establecer las garantías de la certificación del origen de cada uno de ellos. De hecho, ante la ausencia de una certificación de denominación de origen del pulpo gallego, en el mercado nacional se consume pulpo como si todo procediera de Galicia. El sistema desarrollado por Lonxanet permite incrementar la confianza del consumidor de cualquier producto del mar mediante su certificado de origen. Para los degustadores de este producto existe una prueba que revela el origen de unos y otros pulpos. El test consiste en cocinar pulpos de diferente origen y catarlos sin ningún tipo de condimento. El pulpo con un característico sabor salado o a marisco es de procedencia gallega, pues el resto de los pulpos suelen tener un gusto más dulzón.
Indudablemente Lonxanet opta por el consumo del pulpo gallego y no sólo por una razón comercial sino por las características organolépticas del mismo.

Los pulpos son apresados por numerosos peces, como la anguila morena. Cuando son atacados, aspiran agua hacia la cavidad del manto y la expelen con una gran fuerza a través de un embudo. Como resultado se produce su fuga propulsada a reacción, normalmente detrás de una nube de tinta. Esta sustancia, que el pulpo expulsa para defenderse, es de color oscuro y la de algunas especies puede tener un efecto paralizante sobre los órganos sensoriales del depredador.

Tener un pulpo entero delante para muchos puede suponer una duda de cómo tratarlo.Recién pescado se le solía dar una paliza contra las rocas para ablandar su carne. No hace falta darle ninguna paliza. Si es importante que prepare un gran puchero con abundante agua (sin sal) y se pone a hervir. Cuando rompa el hervor a borbotones se coge el pulpo por la cachucha (cabeza), al que previamente se ha lavado bien para quitarle la suciedad que pueda tener en las ventosas, y sin soltarlo se saca y se mete tres veces en el agua hirviendo, para evitar que al cocerse se le caigan las ventosas, y ya después de haberlo sacado tres veces se deja caer en el agua y se cuece. El tiempo de cocción para los gallegos no supera los 40-45 minutos, pero para muchos resulta un poco duro tan poco tiempo. Se saca, se cortan los tentáculos en rodajitas y se coloca en un plato de madera. Se sazona con sal gorda, pimentón dulce y picante en la proporción que guste y se riega con un buen chorro de aceite de oliva. Se pueden cocer unos cachelos y ponerlos debajo del pulpo. Esta receta hay que darla porque es a feira una elaboración emblemática gallega. El pulpo admite ser preparado en cazuela encebollado, salpicón, empanada, con arroz o en rodajitas cubiertas con gelatina aromatizada con vino blanco, o en recetas más tradicionales como la caldeirada de la Isla de Onis.

Vía Lonxanet, empresa formada por varias cofradías gallegas de pescadores.


Pulpos y literatura -Dodie Smith-


Pulpos –Dear Octopus-
Una comedia sobre la familia, la juventuda, y la vejez. El pulpo en la novela representa los tentáculos de la familia de los que es difícil escapar.

Dodie Smith
Dodie Smith (1896-1990) nació en Whitefield, un pueblo de Lancashire, Inglaterra, y se crió en Manchester en el seno de una familia aficionada a la música y el teatro. Movida por su voluntad de convertirse en actriz, se matriculó en la Real Escuela de Arte Dramático y realizó numerosas giras, pero pronto decidió centrarse en la creación de obras teatrales. En 1931 consiguió su primer éxito con Autumn Crocus, y su consagración llegaría siete años después con la comedia Dear Octopus. En 1939 se trasladó a Estados Unidos, donde comenzó a escribir guiones para Hollywood. A los cuarenta y nueve años, residente en California y presa de la nostalgia por su Inglaterra natal, Dodie Smith se propuso retratar a la excéntrica y decadente familia Mortmain. Así nació El castillo soñado, obra maestra de Dodie Smith, que fue publicada por primera vez en 1948 y que desde entonces ha sido la novela favorita de cuatro generaciones, y ha alcanzado una cifra de ventas millonarias. En 1956, con la publicación de 101 dálmatas, Dodie Smith llegaría a la cumbre de la fama, especialmente gracias al éxito mundial de la versión cinematográfica de Walt Disney.


Angela Rossen

Cuadro de la artista australiana Angela Rossen.


Definición de pulpo


PULPO n. m. {lat. polypum, del gr. poly-pus). 1. Cefalópodo de cuerpo corto, sacciforme, sin aletas, con ocho brazos igua­les con ventosas generalmente no pedunculadas y concha nula. (Corresponde a especies del género Octopus, entre las que destacan O. vulgaris y O. macropus y a la especie Eledone moschata, conocida más propiamente como pulpo almizclado. Fa­milia octópidos.)— 2. Poner a uno como un pulpo, fam., darle muchos golpes o azotes, dejándole mal­trecho.

Los pulpos constituyen os moluscos más evolucionados. Poseen como características importantes 4 pares de brazos, «tentáculos», prensores y locomotores, uno de los cuales se transforma en los machos en hectocótilo para ayudar a la fecundación de las hembras. La locomoción se realiza por una contracción mus­cular que expulsa el agua de la cavidad paleal y que por reacción determina un em­puje. El digestivo comienza por la boca en el centro de la corona de brazos provista de mandíbulas córneas en forma de pico pudiendo perforar un caparazón de crus­táceos, ya que son depredadores, con glándulas secretoras de toxinas que correspon­den al segundo par de salivales; el digestivo presenta además en el último tramo del intestino una bolsa de tinta, glándula que produce una secreción oscura que forma una imagen especular del animal, con valor defensivo. Su piel, con cromatóforos de pígmento negro y rojo e iridocitos, le permite fenómenos de cripsis. En general no sobrepasan los 2 m de long., pero se han encontrado pruebas de ejemplares abisa­les de hasta 8 m. Tienen importancia in­dustrial para la pesca de arrastre y son co­mestibles.

Gran Enciclopedia Larousse


About me

Last posts



Another Links

Blogarama - The Blog Directory Unión de Bloggers Hispanos blog search directory Personal Blogs - Blog Top Sites Top Personal blogs

ATOM 0.3